viernes, 9 de octubre de 2009

Modificaciones cenestésicas














Quiero una copa más - le dije

El sonido indie de aquel antro invadía cada pedacito de nuestro cuerpo.
La miraba y ella sabía que lo hacía. Intentaba por todos los medios grabar en acero fracciones de segundo protagonizados por ella y por mí.
Dejé que mi organismo se viera afectado por las miles de moléculas de etanol y fue en ese preciso instante cuando intenté localizar en mi cabeza cuál era exactamente el ritmo marcado, para anticiparme a cada nuevo golpe con un movimiento de cabeza o de caderas.
Era entonces cuando mi cuerpo conseguía entrar en modo éxtasis, completamente entregado a las imposiciones de la música, dejaba de ser mío por un instante, sometido a los caprichos de algún dios arcano que por un determinado período de tiempo se haría cargo de él. De esta manera yo dejaba de tener consciencia de mí misma y mis preocupaciones quedaban al nivel del subsuelo.

3 comentarios:

Mereri dijo...

marinaaaaaaaaaaaaaa

os echo un monton de menitosss :(

quiero veros YAAAAA, hay tanto que contar...

M de mentir dijo...

Pues sí, espero verte pronto.
Y por el amor de Dios, comenta mi escrito :P

Javier Réal dijo...

Bonita transformación esa que experimenta tu cuerpo al compás de vete a saber tú que instrumento/s. El texto es precioso, con palabras técnicas y bien explicado, magnífico. La foto, los tonos y demás, da la escenificación perfecta :).