viernes, 4 de junio de 2010

Tequila con fresas














Quiero el postre... - murmuré

Embadurnado con mi propio licor, se asomó por mi íntimo horizonte y me observó.
Decidió ponerle fin a la batalla con el mismo músculo con que la había iniciado, pretendiendo liderarla con un último sprint final...

Agarré su pelo con una fuerza proporcional a la intensidad de la explosión, cerré mis ojos y finalmente logró lo esperado...


Victoria.

domingo, 13 de diciembre de 2009

ἄπειρον


ἄπειρον
Cargado originalmente por facildesentir
Todavía no sé donde estoy.
Todavía me siento indeterminada

viernes, 9 de octubre de 2009

Modificaciones cenestésicas














Quiero una copa más - le dije

El sonido indie de aquel antro invadía cada pedacito de nuestro cuerpo.
La miraba y ella sabía que lo hacía. Intentaba por todos los medios grabar en acero fracciones de segundo protagonizados por ella y por mí.
Dejé que mi organismo se viera afectado por las miles de moléculas de etanol y fue en ese preciso instante cuando intenté localizar en mi cabeza cuál era exactamente el ritmo marcado, para anticiparme a cada nuevo golpe con un movimiento de cabeza o de caderas.
Era entonces cuando mi cuerpo conseguía entrar en modo éxtasis, completamente entregado a las imposiciones de la música, dejaba de ser mío por un instante, sometido a los caprichos de algún dios arcano que por un determinado período de tiempo se haría cargo de él. De esta manera yo dejaba de tener consciencia de mí misma y mis preocupaciones quedaban al nivel del subsuelo.

domingo, 4 de octubre de 2009

Con Nosequién y a Nosedonde

-Todo ha cambiado - me dije.

Apenas noté como se erosionaban los esquemas que me abrigaban pero, allí estaba,
sentada en un banco esperando a la nada. Sabía que si avanzaba el tiempo seguiría hundiéndome poco a poco en esta ansia de infinito, en esta inapagable sed de absoluto en la que la nada es suficiente.
Si por mi fuera, pensé, me pasaría haciendo el amor, y no sólo porque me agrade sino porque es entonces cuando las cosas parecen que llegan al límite, aunque sólo sean tres segundos, huyo, salgo de mí, me hincho de luz y me aclaro, feliz y sin memoria.

Poco después me levanté y me dispuse a ir en dirección a cualquier otra parte ...



miércoles, 26 de agosto de 2009

Hablemos de ruinas

Matame, matame mucho - grité en mis adentros.

Sentía en mis carnes algo frío, doloroso y atenuante. Había perdido el control y no sabía como acallarlo. Un cúmulo de reacciones me cegaron y sin más, mi cuerpo se desvaneció hasta hallar una superfície dura y embaldosada. Tendida en el suelo, notaba como se iba aguando poco a poco concretas extensiones de mi cuerpo. Cerré mis párpados, y di permiso al señor tiempo para que jugara conmigo. No tuvo ningún reparo en hacerlo...

sábado, 22 de agosto de 2009

Café y napolitana




Piiiiiiiiiiiiiiiiii- sonó el timbre de la puerta.

Nos separaba un trozo de madera con fragmentos de metal, aunque bastante fácil de arrancar.
Al traspasar aquella franja, percibí un especial aroma, suave e hiriente, que inocentemente jugaba con la superfície de su piel. Le deseé perversamente.
Contemplé todo lo que me había traido con ojos golosos y sin ningún tipo de resentimiento, devoré todo aquel festín, quedando unas pocas migajas que no dudé engullir.

-¿Podré también devorarle? aún no estoy saciada- pensé.